G.O.C. supervisará la construcción del nuevo hospital de Andahuaylas - Apurimac (Perú)

El Gobierno Regional de la Provincia de Apurímac (Perú) ha adjudicado recientemente a G.O.C., por medio de nuestra sucursal peruana y en consorcio con empresas locales, el contrato para la Supervisión de la obra: “Fortalecimiento de la Atención de los Servicios de Salud en el segundo nivel de atención, Categoría II-2, 6º Nivel de Complejidad, Nuevo Hospital de Andahuaylas – Apurímac”.

El plazo de ejecución de las obras será de 20 meses y ha sido contratado por un importe de 3.427.474,27 nuevos soles peruanos (1.038.628,57 €, aproximadamente). Las obras proyectadas tienen un valor de 122.456.498,80 nuevos soles peruanos (37.108.029 € aproximadamente).

Las obras consisten en la ejecución de tres bloques de edificios (uno de 5 alturas, otro de 3 alturas y varios de una altura) que en total conforman una superficie de 15.868 m2, así como la remodelación de la infraestructura existente, con una superficie 3.766 m2. Todo esto con el  objetivo de alcanzar un hospital, de nivel II-2, y que será cabecera y referencia para toda la provincia de Andahuaylas.

G.O.C. liderará técnicamente el contrato, con el objeto de realizar una correcta aplicación e interpretación de las especificaciones técnicas y administrativas, aplicando los procedimientos desarrollados para ejercer el control, coordinación y monitoreo permanente de los trabajos que desarrolle la empresa constructora durante la fase de ejecución de la obra y del equipamiento médico ligado a esta, hasta su definitiva recepción, puesta en operación y liquidación de Obra.

G.O.C. pone así al servicio de la mejora de la infraestructura sanitaria en el Perú la amplia experiencia en este sector adquirida durante los últimos 20 años en España, tanto en supervisión como diseño de estas infraestructuras. Este primer contrato público supone además la consolidación de la apuesta por la implantación en el país con vocación de permanencia realizada hace tres años, en la que se tienen fundadas expectativas de fuerte y sano crecimiento en los próximos años, a lo que contribuye sin duda la acogida familiar con la hemos sido recibidos en el Perú.